El futuro que dejas a tus hijas

0
58

Por: Melanie Juarez.

Hace un tiempo atrás hice una publicación sobre el movimiento ni una menos, yo al igual que muchas personas que no están bien informadas o mal informadas asumí que no debería ser Arlette Contreras quien represente este movimiento, que era un caso mediático, pero estaba equivocada.

El caso de Arlette Contreras es un caso muy peculiar por la situación en la que se dio su agresión, y que además sacó a la luz el carácter machista que tienen los peruanos. Sí, ella estaba en un hotel, sí, ella fue la que pagó la habitación, sí, fue a tener relaciones sexuales, lo cual no tiene nada de malo, tener sexo no es malo, lo hace y lo hicieron la mayor parte del mundo, tu mamá por ejemplo para procrearte, es una actividad biológica del hombre totalmente natural.

Pero obviamente esto no lo entiende la mayoría de irresponsables que andan comentando muy valientes detrás de una computadora que: “Se lo tenía bien merecido por andar de puta en un hotel”, “si no quería para qué va a un hotel”, “Ella se lo buscó, para mí que era masoquista y le gustaba el golpe”. Pero nada señores, absolutamente nada puede excusar la violencia. Si una mujer no quiere tener sexo, pues no quiere y ya, aunque esté desnuda pues no se la puede obligar, pues es decisión suya, es cuerpo suyo.

Son irrelevantes los calificativos a Arlette de interesada, de puta, vean los videos de las entrevistas que le hicieron a Arlette después de su agresión, fíjense la hinchazón de sus ojos por la asfixia que sufrió, y si no les basta para creer, pues intenten acceder al informe médico y obviamente a las filmaciones del hospedaje y que medio Perú vio en prensa nacional.

Adriano intentó violarla, sí¡ la agredió e intento matarla. Pero es que nuestro sistema de justicia es tan deficiente que los fiscales tienen que tener exámenes donde encuentren hemorragias internas, desgarros vaginales, y el sistema reproductor destruido para creer que hubo una violación o lesiones graves para dar la posibilidad que hubo un intento de violación.

¡Mira qué realidad tenemos! donde la mayoría de mujeres son agredidas sexualmente, lo dicen las estadísticas, donde no pasa ni una semana sin ver un feminicidio, donde hay gente enferma que piensa que las mujeres no tienen decisión y deben someterse.

Casi todas (por no decir todas) las conocidas que he tenido, familiares, amigas, vecinas casi todas alguna vez en su vida han sufrido agresión sexual, física y simbólica, y pues no, no es justo. Lo peor es que fuera de tener que aguantar violencia deben aguantar a una sociedad indiferente. El año pasado murió mi vecina (tenía 11 años) a manos de un desconocido, y una vecina suya escuchó sus gritos de ayuda, pero como en el Perú es normal que se agredan a las mujeres, no hizo nada, hoy es parte de la estadística de víctimas de feminicidio.

Mira qué futuro le dejamos a nuestras hermanitas, hijas, primas menores; mira con que están jugando todos los días, con qué ideas crecen mirando todos los días noticias de violaciones y asesinatos a mujeres, no esperes a que sea alguien de tu familia para darte cuenta que vivimos en un mundo de violencia que debe ser frenado ahora y ya.

No pido que compartas mi idea sobre este caso y la ola de violencia contra la mujer que hay en el Perú, sólo que la respetes ;pues espero que aún haya libertad de expresión. Y si con este artículo simple de opinión pude hacerte pensar o dudar por lo menos, ya hice mucho.

Posdata: La fotografía pertenece a un proyecto fotográfico inconcluso que hacía alusión a los casos de violencia contra la mujer, no pretendo cosificar el caso de Arlette Contreras, todo lo contrario, lo represento mediante objetos que utilizan las niñas y con las que se desarrollan en juegos.

Comenta //