RENUNCIA DE MARIO MARTÍNEZ PROVOCA REMEZÓN EN GESTIÓN DE BALTAZAR LANTARÓN

0
94

Ya van cuatro. En las próximas horas se sabrá con exactitud si Mario Martínez continúa al frente de la gerencia general o el gobernador Baltazar Lantarón da por aceptada su carta renuncia que presentó el viernes último por trámite documentario de la sede regional.

La salida de Martínez se da un momento crucial para la gestión regional de Baltazar Lantarón a seis meses de haber asumido el mandato – otros tres profesionales ya pasaron por esa gerencia con poca suerte- y que podría conducir a una nueva crisis administrativa interna.
Y lo cierto, la gestión de Baltazar Lantarón no marcha como él quisiera por el alto costo que le demanda seguir pagando favores políticos.

Prueba de ello, hace unos días se difundieron unos audios donde se escucha una comprometedora conversación entre un dirigente de Llankasun Kuska de Chincheros con otra persona, a quien le expresa su desazón por el incumplimiento de compromisos de parte de Baltazar Lantarón.

Pero además, el accionar poco transparente de algunos servidores que conllevaron a la suspensión de varias millonarias licitaciones, la postergación del inconcluso hospital de Andahuaylas, la transferencia de presupuesto para las gerencias subregionales, entre otros temas más, que afectaron la ejecución del presupuesto de inversiones.

Así llegamos al mes junio con apenas el 10,8% del avance de gasto público y una frondosa burocracia de empleados contratados que ya se consumió casi el 40% de su presupuesto ordinario, según el portal de Transparencia del MEF.

Y finalmente, el informe de la Contraloría dando cuenta que 48 de 65 funcionarios de confianza designados no reúnen el perfil profesional para ocupar cargos públicos, “que afectan o podrían afectar la continuidad del proceso, el resultado o el logro de los objetivos de la entidad”, tal como advierte el órgano de control.

La renuncia. Una de las razones de fuerza que empujaron a la renuncia del economista abanquino -como deja evidenciar en su carta- es que el gobernador regional no le da “luz verde” a sus pedidos para mejorar la gestión y darle el impulso que requiere.

“Como es de su conocimiento, hemos establecido reglas claras para el mejoramiento de la gestión, los cuales siento no vienen siendo cumplidas por su parte, ya que luego de presentado mi informe solicitando el cambio de algunos funcionarios, esta no ha tenido ninguna respuesta ni afirmativa ni negativa…”, precisa el maltratado gerente general.

Mario Martínez -aunque no lo dice abiertamente en su misiva- tiene problemas en tomar decisiones en la designación de funcionarios porque se habría encontrado con varias gerencias, subgerencias y direcciones regionales convertidas en una suerte de “chacra familiar” del entorno parental de Baltazar Lantarón y donde nada más puede ponerle la mano.

“Es oportuno manifestarle mis mejores deseos de éxito en la conducción de la empresa (el gobierno regional) por lo que me pongo a su disposición a fin de colaborar con los objetivos de la misma desde el lugar en que me encuentre”, concluye la misiva Mario Martínez.

Comenta //