CARNAVAL DE CUPISA PRONTO SERÁ DECLARADO PATRIMONIO CULTURAL DE LA NACIÓN.

0
21

Autoridades del Distrito de San Jerónimo participan en reunión de coordinación con especialista del Ministerio de Cultura de Apurímac Lic. Fritz Navedo Mosqueira. La celebración a la fertilidad de nuestra pachamama, la fiesta del Agua, la productividad, el amor, la fiesta de la felicidad de hombres y mujeres se baila, goza y canta en Cupisa.

Cupisa es un centro poblado localizado en el distrito de San Jerónimo, en la provincia de Andahuaylas, departamento de Apurímac, a una altura aproximada de 3692 m.s.n.m. Se trata, así mismo, de una comunidad campesina reconocida con Resolución Suprema N° 172 del 19 de abril de 1965, e inscrita en registros públicos el 26 de junio de 1990.

La celebración del Carnaval de Cupisa tiene lugar entre los meses de febrero o marzo, en la semana previa al inicio de la Cuaresma según el calendario religioso católico. Comienza en la fecha de martes de carnaval y se extiende durante toda esa semana hasta después de la fecha de miércoles de ceniza, rasgo que caracteriza a los festejos de carnaval en toda la provincia de Andahuaylas.

Por otro lado, la noción andina de dualidad o mitades complementarias se vio reflejada en el espacio festivo de la comunidad de Cupisa. Como señaló María Eugenia Ulfe, el territorio correspondiente a la mitad hanan o parte alta era escenario de las acciones festivas de los días martes carnaval y miércoles de ceniza. Mientras que el territorio correspondiente a la mitad hurin o parte baja se volvía escenario de las acciones festivas del resto de la semana. No obstante, en la actualidad esta división ya no es reconocida por las comunidades locales de portadores como parte de las celebraciones de carnaval.

La importancia del Carnaval de Cupisa se refleja en sus niveles de participación colectiva, involucrando a comparsas provenientes de centros poblados al interior del mismo distrito como Lliupapuquio, Ancatira, Champaccocha, Choccecancha, Chullcuisa, Yuncaya y Santa Rosa. También llegan a participar comparsas desde centros poblados en distritos aledaños como Pacucha y Argama en el distrito de Pacucha; Tintay, Kishuara y Cavira en el distrito de Kishuara; y Ñahuinpuquio, Ccacce, Huinchos Patacocha y Cceuñahuran en el distrito de Andahuaylas, constituyéndose este carnaval en un espacio de encuentro y cohesión entre comunidades vecinas.

La festividad es organizada por la junta directiva de la comunidad campesina de Cupisa. Su presidente convoca, con cierta anticipación, a una asamblea a fin de designar comisiones de trabajo que se harán responsables de los múltiples aspectos de la festividad, tales como el proveer de alimentación para los participantes y visitantes, o velar por que las actividades festivas se desarrollen con seguridad y tranquilidad.

Las comparsas que protagonizan el Carnaval de Cupisa están integradas por una cantidad variable de hombres y mujeres que interpretan de manera colectiva la música y los pasos característicos de esta expresión. Sobre la música, corresponde a las mujeres el uso de campanillas o cascabeles que se llevan en las manos y son usados para marcar el ritmo. Otro instrumento rítmico utilizado es la tinya, tambor pequeño hecho con un aro de madera y parches de cuero de vaca, ejecutado tanto por hombres como mujeres. Y, por último, la quena como instrumento melódico que es ejecutado únicamente por los varones. En Cupisa esta quena está hecha con madera, carrizo o tubos de PVC, y tiene un largo que varía desde los 43 centímetros hasta el metro de largo. Asimismo, durante su desplazamiento, hombres y mujeres entonan canciones tradicionales en quechua con temáticas de carácter amoroso o romántico, así como vinculadas al contexto local y las costumbres de carnaval.

Comenta //