El adolescente con autismo, que fue rechazdo por colegios estatales volverá a clases gracias a la beca integral otorgada por la institución educativa Saco Oliveros.

Una madre de familia denunció que ningún colegio del Estado quiere recibir a su hijo adolescente con autismo. Ella tuvo que sacarlo de un colegio privado desde que su padre los abandonó, pues el trabajo que tiene no le alcanza para mantener a su familia.

Ricardo José Almeyda Inga es un adolescente con autismo leve. Lamentablemente sus avances se ven truncados pues desde hace dos años no puede estudiar.

Desde que su padre los abandonó, Felisa, su madre, se vio obligada a cambiarlo de colegio, visitó varios colegios del Rímac incluso acudió al Ministerio de Educación y a pesar de estar registrado en la CONADIS siempre obtuvo la misma respuesta negativa.

Felisa es el único sostén para sus 3 hijos, vende desayunos cerca de su casa, pero hay días malos en los que incluso no tienen para comer.

Ante esta difícil situación la mujer pidió a la ministra de Educación, Flor Pablo, atender su caso. Ricardo solo avanzó hasta primero de Secundaria.

La ayuda para el adolescente Ricardo José Almeyda Inga con autismo, recibió una beca integral para estudiar en el colegio particular Saco Oliveros luego de no ser admitido en un colegio del Estado.

La madre de Ricardo comentó que buscó un colegio nacional durante 2 años luego que su esposo los abandonó y no pudo enviar al menor al colegio Saco Oliveros, donde había estudiado durante años.

Tras la denuncia, la Dirección Regional de Educación del Minedu y el colegio Saco Oliveros lograron una beca integral para el joven, quien se reincorporó el pasado lunes y se reencontró con sus amigos y profesores.

Comenta //